b-guided > Barcelona

Manuel Bolaño / Soixante-quatorze

Por David Herráez / Photos: Laia Navalón 14.02.14

Quedamos totalmente aplastados por una gran ola en forma de romance pasado, el de los padres de Manuel en el 74’. Soixante-quatorze, una vez más, nos muestra la importancia que tienen los conceptos para el diseñador que cada temporada logra ir mas allá y consigue penetrar en un mundo casi místico en claves y códigos, los cuales son sello de la firma.

  •  

    El gallego nos introdujo a un entorno setentero, otoñal, con tonos muy vibrantes e intensos.. como rosas chillones, naranjas o verdes botella con un fondo de tonos ocres y beis. Voluptuosas siluetas, con pantalones bombachos y grandes lazadas salidas de patrón, redefinen las femeninas formas que nunca pierden de vista la cintura de la mujer, siempre marcada. El maquillaje de las mismas, en supra color, ensalzaba la teatralidad del desfile, y dotaba de alas hacia el pasado más romántico y tierno de los maravillosos 70.

  •  

    Los hombres, pocos pero rotundos, tenían una estética inglesa muy marcada, las prendas disponían cortes y patchwork en tejidos como la sarga, el jacquard o el tricot (tan característico). Sostenían cestas llenas de flores y regalos, los cuales parecían dirigirse directamente a una campiña otoñal de lo mas apetecible.

    Esta vez Bolaño volvió a colaborar con Happy socks y Les Lunettes quiénes dotaron al desfile, de divertidos calcetines con cenefas dentadas y gafas cat-eye con las cuales se cerraba el total look, un poco dramático y decadente.