b-guided > Barcelona

Off Barcelona, Platja d’Aro

Aromar, primera línea del mar

Por B. Gallagher 12.07.18

Con el paso de los años la Costa Brava se ha ido desarrollando mucho, hoy en día prácticamente toda la costa está llena de construcciones desde el advenimiento de la revolución turística de los años sesenta. Todavía quedan algunos lugares que aún conservan su encanto, a pesar del turismo, uno de ellos es sin lugar a dudas Platja d'Aro (aproximadamente a 1 hora y media en coche al norte de Barcelona). La ciudad aumenta en población durante los meses de verano, de 19.000 habitantes a 5 veces eso, pero aún tiene un ambiente cosmopolita y relajado. El tramo de playa de 2 km a lo largo de su bahía tiene un Paseo Marítimo que se extiende a lo largo y está bordeado por hoteles que datan de los años 60, uno de ellos es Aromar, un hotel de 4 estrellas situado a pie de la playa. Recientemente, el hotel cambió de propietario y se ha llevado a cabo una reforma completa. El edificio original de marco de hormigón construido a finales de los 60 y principios de los 70 es muy de la época, pero el nuevo diseño le da un carácter totalmente diferente, que encantará y sorprenderá no solo a los huéspedes que pasaron aquí sus vacaciones en el pasado sino a los nuevos visitantes también.

Xavier Vilagran de Arquitectes XC y Cristina Lloret de Bow Design Studio son los responsables del proyecto de arquitectura e interiorismo respectivamente, que podría describirse como ¡espectacular! Minimalista sin ser aburrido, purista sin ser frío, un hotel al lado del mar donde no importa dónde se mire, el Mediterráneo es el principal protagonista.

  • Hotel Aromar, Platja d'Aro
  • Hotel Aromar, Platja d'Aro

     

    Comenzando por las habitaciones, casi todas con vistas al mar, determinadas por la distribución original del hotel que, aunque alineado perpendicularmente a la playa, tiene una disposición de balcones en las habitaciones laterales. Las camas dobles ocupan el centro de las habitaciones, un mueble independiente con una cabecera de ónix o mármol rosa iluminado, con espacio para un taburete y que funciona como escritorio. Sin embargo, el interés principal de las habitaciones es el acristalamiento del suelo al techo con vistas al Mediterráneo y balcones externos amueblados con piezas modernas. Las cortinas gruesas de pared a pared aseguran poder crear un espacio oscuro si se desea.

  • Hotel Aromar, Platja d'Aro
  • Hotel Aromar, Platja d'Aro

     

    Los visitantes que lleguen en su coche o en taxi ingresarán al hotel por la parte posterior (no hay acceso de vehículos por el lado de la playa), una vez suban los escalones y atraviesen la puerta giratoria, de repente, verán el Mediterráneo reflejado en las columnas revestidas en metal pulido en el hall de entrada, pisos de mármol blanco, techos de membrana blanca y las vistas ininterrumpidas de la playa a través del acristalamiento sin marco en el área del comedor y el bar que dan a la terraza. La última fase de la remodelación incluirá la piscina ubicada en la parte trasera, elevada unos pocos pasos del nivel del suelo y con su propia terraza.

  • Hotel Aromar, Platja d'Aro
  • Hotel Aromar, Platja d'Aro

     

    Todo aquí gira alrededor de las vistas al mar, los detalles son mínimos, y las instalaciones y mobiliario son de vidrio y acero que reflejan el entorno. Incluso la barra de desayuno y el servicio son mínimas superficies de trabajo que se abren a las vistas más allá. Una celebración arquitectónica del entorno, el mediterránea.

  • Hotel Aromar, Platja d'Aro

    La terraza del hotel, lado playa