b-guided > Barcelona

Els Encants de BCN

¿Sobrediseñado o Fantástico?

Por Brian Gallagher / Fotos Rafael Vargas 20.02.14

Un edificio no es más que una cáscara cuando está deshabitado, un edificio se convierte en una obra de arquitectura cuando trasciende su mera funcionalidad con el fin de adquirir un registro diferente, una resonancia cultural. Con la apertura del nuevo espacio de El Encants de Barcelona el diseño de una estructura se convierte en uno de los más emocionantes proyectos arquitectónicos de los últimos tiempos. Mientras que la retirada de esta institución de Barcelona de su ubicación, una superficie semi-abandonada en un descampado, debió hacer sonar las campanas de alarma de cualquier cansado de la tendencia de Barcelona a un exceso de diseñar su entorno urbano, el resultado final es un triunfo de conceptos aparentemente contrastantes, orden y caos, modernidad y tradición, cultura y comercio.

La arquitectura es como un proyecto conceptual de los años 60 hecho realidad (ver el movimiento vanguardista británico Archigram), una cubierta dorada facetada se eleva sobre una estructura zigurat en rampa al aire libre, que acomoda una serie de quioscos y stands que bordean el perímetro, una extrusión vertical de la acera en el cielo de @22. La estructura es sólida y robusta con quisquillosos detalles reducidos al mínimo. La principal zona comercial es el espacio central en forma triangular de la planta, situado ligeramente por debajo del nivel (que cambia a lo largo del perímetro del edificio) donde los stands están meramente delimitados en la superficie. Los quioscos son cubículos aislados revestidos en aluminio como firmes soldados de juguete, mientras suben hacia arriba.

  • Els Encants
  •  

    Esto es lo más alejado de un "centro comercial" que se puede conseguir, en lugar de la artificialidad a lo "Las esposas de Stepford" esto es realidad a toda velocidad, en lugar de "muzak" hay niños salvajes corriendo y gritando, mercaderías de todo tipo desde cuentas de vidrio perteneciente a antiguas lámparas de cristal hasta zapatillas, desde un juego de sillones hasta unos botones de repuesto, libros, Cds, aparatos eléctricos, etc, etc.,... El trueque está al orden del día, hay un zumbido constante y la energía aquí casi es una versión más hiperactiva que la de los Encants anteriores.

  •  

    Moverse por aquí es como estar en un rompecabezas tridimensional, que involucra rampas, ascensores y escaleras que conectan con todos los diferentes niveles, desde el aparcamiento subterráneo hasta culminar con una proa triangular como plataforma de observación que cuenta con una zona de restauración. Personas, cosas, cosas viejas, cosas nuevas, gritos para llamar la atención... sin embargo esto no es una experiencia estresante, más bien se siente como una versión siglo 21 de un auténtico zoco lleno de intriga y horas de fascinación detrás de cada puesto o de cada stand.

  •  

    Tal vez el aspecto más impactante del proyecto es el techo, que refleja la ciudad cuando se observa desde el interior y el mercado cuando se observa desde fuera. Su tono dorado al atardecer o al amanecer adquiere una cualidad etérea que convierte la ciudad y su tráfico, el cielo arriba y el entorno en constante evolución, en un lienzo que capta perfectamente la calidad difícil de alcanzar de este lugar. Especialmente aquí en @22, que es la gran esperanza tecnológica de Barcelona, ​​donde una gran cantidad de dinero público se está invirtiendo en estos momentos con el fin de satisfacer a las anheladas industrias de la tecnología que se establecerán aquí codo con codo con Els Encants y su áspero, ruidoso e hipnótico encanto.