b-guided > Barcelona

Casa Vicens

Un Gaudí más íntimo

Por Brian Gallagher 31.01.18

La casa que quizá muchos consideren una obra maestra oculta y uno de los primeros ejemplos de modernisme catalán, situada en el distrito de Gràcia de Barcelona, ha sido completamente restaurada en un proyecto cuya realización ha llevado tres años. Abierta oficialmente al público a partir del 16 de noviembre (con ciertas restricciones en el número de visitantes), este edificio anteriormente usado como vivienda es ahora una casa-museo organizado con inteligencia a fin de que los visitantes puedan gozar de la obra originaria y del contexto en el que fuera diseñada.

La Casa Vicens representa a un Gaudí muy distinto del de los proyectos más institucionales para la familia Güell o de la emblemática Pedrera. En realidad, la Casa Vicens es un proyecto de muchas capas que son reflejo de las cambiantes fortunas de sus diversos propietarios desde su construcción entre 1883 y 1885, cuando Manel Vicens i Montaner, un acaudalado corredor de bolsa, encargó el proyecto hasta el día de hoy. Una casa cuyo tamaño se duplicó en el año 1925 con una ampliación llevada a cabo por Joan Baptista Serra de Martínez que reflejaba el volumen originario de la casa e incluía un aumento del jardín (con templete incluido) que se alargaba hasta la actual Avenida del Princep d’Asturies. El edificio ampliado fue posteriormente ocupado por tres ramas distintas de la familia Jover, que en 1899 compró la casa a la viuda de su primer dueño.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La fachada principal de Casa Vicens sobre de C/ de los Carolines.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La entrada pincipal de Casa Vicens ha cambiado a lo largo de los años, el vestibulo está revestido con baldosa cerámica con motivo de girasol especialmente encargada.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La sala de estar de la casa original con chimenea y obras de arte especialmente encargadas.

    El encargo inicial era el de una segunda residencia en lo que en su tiempo eran las afueras de Barcelona. La casa originaria, de cuatro plantas, se construyó adosada a la pared medianera de un convento vecino, aprovechando al máximo la zona restante de 1.035 m2 para su uso como jardín que incluía una fuente monumental en un extremo. La familia Vicens tenía una hija adoptiva y al pasear por la casa en la actualidad se experimenta una clara percepción de la vida doméstica de la familia que allí residía. Los espacios son de pequeña escala y densamente decorados. Los dormitorios en suite masculino y femenino de la primera planta se conectan entre sí mediante vestíbulos. En el fumador, o salón de fumar, se ha restaurado la estructura de mocárabes del techo (realizado aquí empleando un tipo de baldosa de papier mâché) devolviéndole su color original. A los espacios interiores-exteriores se accede desde las zonas de estar y los dormitorios. Prácticamente todas las superficies están decoradas. Los frisos que hay en muchas de las salas de estar representan distintos ejemplos de la flora local entrelazados con proverbios catalanes grabados en el estuco. Todos los rincones atraen la mirada, aunque nunca hasta la saturación, lo cual puede deberse al meticuloso y audaz proyecto de restauración.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    Baño en-suite del primero piso.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    Una nueva escalera que se ajusta a la legislación de seguridad contemporánea reemplaza la escalera original del proyecto de Gaudí.

    El reciente proyecto museológico y de restauración fue llevado a cabo por José Antonio Martinez Lapeña, Elias Torres (Martinez Lapeña-Torres Arquitectes S.L.P.) y David Garcia (Draw Office S.L.P.) junto con Antuñano. Su planteamiento distingue claramente la casa original de Gaudí de las intervenciones posteriores, organizándose en torno a una imponente escalera escultural de color blanco que cumple con las modernas normativas de seguridad contra incendios y facilita el acceso a la segunda planta, donde la exposición permanente ocupa todo el bajocubierta, la casa original y la ampliación de 1925. Este planteamiento hace claro hincapié en el proyecto originario de Gaudí, cuyas zonas de estar tienen un papel protagónico, mientras que el sótano y los espacios secundarios son destinados a biblioteca de consulta y tienda-librería en el sótano y un jardín con cafetería (catering a cargo de Hoffman).

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La nueva escalera conecta los espacios de exposición del segundo piso con la tienda sel sotano y la biblioteca.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La sala de exposiciónes ocupa el segundo piso entero.

    Este encargo fue uno de los primeros proyectos importantes que recibió Gaudí, quien por entonces contaba 31 años. Fue diseñado en el estilo orientalista, poco común en la época, con referencias tanto exteriores como interiores a la arquitectura árabe. La característica expresión formal de la mampostería por hiladas con franjas de cerámica alternadas parecen incluso hoy en día un gesto de policromía chocante y atrevido. El desdibujar los límites entre el interior y el exterior mediante balcones cubiertos, terrazas y persianas que comunican la casa con el jardín recuerda el programa originario como residencia de verano y, quizá el rasgo más bello de todos (hoy restaurado) sea la fuente con su celosía metálica de telaraña que refleja los colores del arco iris al contacto con el agua. La Casa Vicens es una oportunidad para que los neófitos, los fans y hasta quienes se sientan saturados de Gaudí, puedan reevaluar la obra de un auténtico maestro en un punto de su carrera en que su trabajo es inventivo, travieso e incluso tierno.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    La fuente en la terazza de la planta baja con su detalle escultórico de metal que captura los rayos del sol creando un efecto arco iris.

  • Casa Vicens Barcelona

     

    Detalle del jardín.

    La restauración fue patrocinada por MoraBanc, que adquirió la Casa Vicens en 2014.

  • Casa Vicens
  • C/ Carolinas, 18-24
  • Barcelona
  • www.casavicens.org
  • Arquitectos: Martinez Lapeña-Torres Arquitectes S.L.P
  • Fotos: Pol Viladoms